Porsche y Siemens Energy, junto con otras compañías internacionales, anunciaron que se encuentran desarrollando e implementando en Chile un proyecto piloto para la puesta en marcha de la primera planta integrada para producir combustibles sintéticos no contaminantes a escala industrial y con fines comerciales.

Así, tal como han explicado ambas compañías en un comunicado, la fase inicial, que arrancará en 2022, prevé una producción de unos 130.000 litros. En dos fases adicionales, la capacidad será incrementada a unos 55 millones de litros de combustibles sintéticos al año para 2024 y alrededor de 550 millones de litros de eFuels para 2026. Porsche será el principal cliente del combustible ecológico.

Porsche será el principal cliente del combustible ecológico fabricado en este proyecto, que cuenta con otros socios como la energética AME, la petrolera ENAP de Chile y la firma italiana Enel.

El proyecto piloto ‘Haru Oni’, en la provincia chilena de Magallanes, aprovecha las excelentes condiciones del viento en el sur del país suramericano para producir combustible climáticamente neutro con la ayuda de energía eólica verde. Como parte de la estrategia nacional de hidrógeno de Alemania, para apoyar el proyecto, Siemens Energy recibirá una subvención de casi diez millones de dólares (unos ocho millones de euros) del Ministerio Federal de Economía y Energía, anunció el ministerio.

”Establecer una economía energética sostenible requerirá un replanteamiento”, dijo Christian Bruch, director ejecutivo de Siemens Energy. “La energía renovable ya no será producida únicamente donde es requerida, sino donde los recursos naturales como el viento y el sol estén disponibles a gran escala. Por lo tanto, van a surgir nuevas cadenas de suministro en todo el mundo para transportar energía renovable de una región a otra. Eso es especialmente importante para Alemania, que, en resumen, tendrá que importar energía si va a satisfacer su demanda nacional. El hidrógeno llegará a desempeñar un papel cada vez más importante en el almacenamiento y transporte de energía. Es por eso que el apoyo del gobierno alemán al proyecto es una señal importante”.

Por su parte, Oliver Blume, Presidente del Consejo Directivo de Porsche AG, dijo: “La movilidad eléctrica es una de las principales prioridades de Porsche. Los combustibles sintéticos para automóviles son un complemento útil para eso, si son producidos en partes del mundo donde existe un excedente de energía sostenible. Son un elemento adicional en el camino hacia la descarbonización. Sus ventajas radican en su facilidad de aplicación: los eFuels pueden ser utilizados en motores de combustión e híbridos enchufables y pueden hacer uso de la red existente de estaciones de servicio. Utilizándolos, podemos contribuir aún más a proteger el clima. Como fabricante de motores eficientes y de alto rendimiento, tenemos una amplia experiencia tecnológica. Sabemos exactamente qué características de combustible necesitan nuestros motores para funcionar con un impacto mínimo en el medio ambiente. Nuestra participación en la primera planta de combustibles sintéticos integrada y comercial del mundo respalda el desarrollo de los combustibles alternativos del futuro”.

Peter Altmaier, ministro de Economía federal, señaló al respecto que “el hidrógeno es un componente clave para llevar a cabo con éxito la transformación energética en todos los sectores. Por eso, con la Estrategia Nacional del Hidrógeno, pretendemos aprovechar las oportunidades que ofrece el hidrógeno para las políticas climática, energética y económica. Sabemos que no podremos cubrir nuestra demanda nacional solo con la producción local, así que necesitamos socios internacionales. Por lo tanto, me complace mucho ver que Siemens Energy y Porsche están desarrollando capacidad de producción en otros países, junto con estructuras de importación de hidrógeno verde y sus productos secundarios. Gracias a los conocimientos alemanes, por primera vez en el mundo, la innovación del laboratorio será aplicada ahora en una planta comercial integrada”.

/psg