La Organización Mundial de la Salud (OMS) y Naciones Unidas las consideradan una violación de los derechos humanos y abogan por su prohibición.

Pero las controvertidas “pruebas de virginidad” para mujeres -que implican un examen vaginal para verificar si su himen está intacto- se ofrecen incluso en clínicas médicas británicas, según una investigación de BBC Newsbeat y 100 Mujeres.

Los críticos de las pruebas dicen que estas no son científicas y no pueden comprobar si una mujer ha tenido o no relaciones sexuales, además de constituir una potencial forma de abuso.

Pero la investigación de la BBC contactó a varias de las clínicas privadas que ofrecen procedimientos para “reparar la virginidad” y encontró que varias también ofrecen los polémicos exámenes, por precios que van desde las £150 (US$200) a las £300 (US$400).

En total, la BBC identificó 21 clínicas y logró contactar a 16, siete de las cuales confirmaron que ofrecen “pruebas de virginidad”. Otras no aclararon su posición.

Pero todas se mostraron dispuestas a realizar cirugías de reparación del himen, las que cuestan entre £1.500 (US$2.000) y £3.000 (US$4.000).

/gap