El cobre alcanzó su nivel más alto en siete años y medio el viernes por compras de especuladores y de usuarios industriales, adquisiciones realizadas en preparación para un repunte de economía impulsado por las vacunas para el Covid-19.

Los futuros a tres meses ganaban 1% a US$7.479s la tonelada en la Bolsa de Metales de Londres Lluego de trepar más temprano a US$7.511 dólares, máximo desde mayo de 2013.

“Hay una reposición de existencias por parte de las empresas de fabricación, cuyos inventarios eran muy bajos y ahora necesitan metal tras las noticias positivas sobre las vacunas”, dijo Gianclaudio Torlizzi, socio de la consultora T-Commodity en Milán.

Los especuladores también continuaron comprando después de que el cobre superó el nivel técnico clave de US$7.300, lo que abre una trayectoria hacia el próximo objetivo de US$8.000, agregó Torlizzi.

Próximos datos en China

“La hoja de ruta técnica es clara y optimista, pero a corto plazo hay espacio para la consolidación. Después de los datos de China del lunes, es posible que tengamos una última explosión al alza y luego haya espacio para una consolidación a la baja”, añadió.

Se espera que los datos chinos del lunes muestren que la fabricación del país se expandió a un ritmo ligeramente más rápido en noviembre, según economistas encuestados por Reuters.

El cobre de la LME, que subió un 2,7% durante la semana, se ha recuperado un 71% desde marzo debido a un fuerte repunte de la demanda del principal consumidor de China y la caída de los inventarios.

/psg