Como “contradictorio” calificaron algunos ministros del Tribunal Constitucional (TC) la arremetida del Presidente Sebastián Piñera que decidió recurrir hasta el organismo para derribar la reforma constitucional que avanzaba con celeridad en el parlamento y que permitiría un segundo retiro del 10% de las AFP para enfrentar la crisis económica que ha generado la pandemia del Covid-19 en Chile. La contradicción, dicen las mismas fuentes, está en que el requerimiento del Mandatario alega que la iniciativa debe hacerse a través de una reforma constitucional que expresamente modifique la Carta Fundamental, pero el Ejecutivo ingresó un proyecto de ley para un retiro del 10% y no una reforma al Congreso.

Pese a estas opiniones preliminares y minoritarias, el TC se alista para tramitar el requerimiento. Está ingresado bajo el Rol 9797 y la presidenta María Luisa Brahm dará cuenta este martes 24 del libelo. Una vez fijadas las tablas de esta semana, se espera que el próximo martes 1 de diciembre se vea si se acoge a trámite o no la acción constitucional. Luego de eso debe revisarse la admisibilidad. Si se visa, se dará traslado por un plazo de cinco días a los órganos constitucionales interesados y luego de eso el TC tendrá 10 días para resolver el requerimiento desde su admisibilidad, plazo que puede ser prorrogable por otros 10 días más. Antes de que finalice el 2020, dicen al interior del organismo, ya habría una resolución a esta controversia.

No pocos jueces al interior del TC creen que Piñera está utilizando el requerimiento como presión para tener una mejor posición negociadora en el Senado y prevalezca su iniciativa. Dicha lectura, que comparten al menos tres ministros consultados, ha generado preocupación, más aún cuando el futuro del organismo está en manos de lo que se acuerde en la Convención Constitucional y luego el plebiscito de salida por una Nueva Constitución. Aún así, creen que La Moneda tiene que haber sondeado a los magistrados más cercanos a su sector para lanzar una arremetida patrocinada por el propio Presidente y no por parlamentarios de Chile Vamos, como se esperaba que ocurriera. A algunos jueces les inquieta que se traslade al TC este conflicto, y eventualmente después el gobierno desista, porque llegó a un acuerdo con los parlamentarios.

Si es que finalmente el organismo deberá pronunciarse en el fondo, algunos miembros del TC dicen que existen los votos para que el Ejecutivo gane en su aventura constitucional, pero que la holgura de ese triunfo dependerá de dos ministros que -sostienen las mismas fuentes- estarían alejados del Gobierno, por el apoyo brindado a la candidatura de Brahm como presidenta: Juan José Romero y José Ignacio Vásquez. Ellos, aseguran tres jueces consultados, serán votos clave. “La presidenta Brahm, Miguel Ángel Fernández, Cristián Letelier, Iván Aróstica son votos seguros en apoyo a Piñera”, dice uno de los magistrados del “ala progresista” del TC. Mientras que es probable que voten por rechazar Gonzalo García, Pía Silva, Nelson Pozo y Rodrigo Pica.

“Acá se va a ver quiénes son demócratas reales, de convicción, no sólo de boca, pues al acoger es decir que el Presidente puede determinar qué es lo que se escribe en las normas y eso no es correcto”, dice uno de los ministros consultados. Con esta prognosis de votos estarían en un empate, pero hay quienes aseguran que Romero y Vásquez tienen un “perfil pro empresarial” y además el primero de ellos se va en marzo de 2020, por lo que poco le importaría la implicancia que una acción de este tipo puede tener en el futuro del TC en la Convención. “El Presidente gana el requerimiento 6/4 o 7/3″, dice otro miembro del organismo consultado hoy por la mañana.

A la presunta “contradicción” de presentar un requerimiento pidiendo declarar inconstitucional el que el retiro de fondos se haga a través de una modificación expresa a la Constitución, siendo que el propio Ejecutivo el 18 de noviembre presentó un proyecto de ley (no reforma a la Carta Fundamental) para regular la extracción de dineros de la AFP; se suma el que el no haber aplicado un veto presidencial o haber recurrido al TC la vez pasada generó como consecuencia el que se validara el procedimiento. “La reforma constitucional del primer retiro consagró que el retiro sólo se puede hacer por reforma constitucional. Ya no puedes regular por ley esta materia, como no reclamaron, constitucionalizó todo lo referente a esta materia, ya no valen reclamos de que se mete en normas transitorias, algo que debe ir en permanentes, que la materia es de iniciativa exclusiva del Presidente, todo eso como no fu

/gap