Durante la última década, científicos han utilizado la inteligencia artificial y los sistemas de aprendizaje automático para identificar posibles biomarcadores vocales en una amplia variedad de afecciones, que incluyen la demencia, la depresión, el trastorno del espectro autista e incluso enfermedades cardíacas. Durante este año, y ante la pandemia que ha azotado al mundo entero, también se buscó detectar por dichas vías el covid-19.

Es así como desde el 21 de septiembre en el Hospital Naval “Almirante Nef”, la empresa Vocalis en alianza con Prestmed, se ha utilizado la aplicación “Vocalis Health” para detectar y monitorear el coronavirus y otras enfermedades relacionadas utilizando aparatos del tipo “tablet” y/o celulares que captan la vibración de la voz.

La doctora Elena Jarpa, médico internista que trabaja en el área de gestión hospitalaria, fue la encargada de entregar detalles de cómo funciona esta aplicación y el estudio realizado que tiene como fin validar en nuestro país esta tecnología pionera en su tipo.

Foto: Hospital NavalFoto: Hospital Naval

“Vimos que en Israel, la empresa estaba realizando estudios de inteligencia artificial para detectar la dificultad respiratoria en pacientes con covid. Nos contactamos con ellos, planteamos el estudio, lo presentamos al comité de ética del hospital, lo implementamos en agosto de este año y podemos decir que el análisis preliminar que se concretó nos indica que tiene una positividad de un 95%”, afirma la médico internista.

Jarpa explica que el examen “es un conteo de números del 50 al 70, donde el paciente lo realiza sin mascarilla y luego tose 3 veces, todo esto es grabado a través de un tablet que tiene la aplicación y analiza la voz”.

MÁS DE 300 PRUEBAS

La tecnología sobre biomarcadores que se ha desarrollado es capaz de detectar diferencias leves en la forma en que las personas, con determinadas afecciones, hablan y por eso las empresas de todo el mundo están comenzando a comercializarlas. Se trata de aprovechar los micrófonos omnipresentes en los productos de consumo para identificar enfermedades y trastornos.

Desde la puesta en marcha, hace ya casi cuatro meses, se efectuaron más de 300 pruebas en las dependencias del Hospital Naval de Viña del Mar, para concluir a fines de noviembre y con los resultados contribuir a la mejora de dicha tecnología.

“La idea es validar este trabajo con la comunidad científica y que esté disponible para todos. De esta manera se tiene una herramienta complementaria para saber cuál es el nivel de dificultad que puede tener una persona con covid-19”, manifestó el director del Hospital Naval, Rodrigo Arancibia.

/gap