Una particular situación dejó la derrota en el epílogo de Universidad de Chile ante Unión La Calera en el Nicolás Chahúan.

Después de que el árbitro pitara el final del compromiso, el golero Fernando de Paul y el volante Gonzalo Espinoza, se enfrascaron en una dura pelea y múltiples insultos, por lo que tuvieron que ser separados por sus propios compañeros.

Aún no está claro cuál fue el motivo de la trifulca entre ambos jugadores de la U, pero lo cierto es que, el penal cobrado sobre el final para el conjunto local, caldeó los ánimos de todos los futbolistas laicos.

Cabe consignar que esta no es la primera vez que ocurre un hecho de estas características en la U. Recordado es el episodio protagonizado entre Mauricio Pinilla y Jean Beausejour en un clásico ante Colo Colo, donde se pegaron varios empujones antes de ser separados por el resto del plantel.