En conversaciones con la oposición. Ese es el escenario en que está hoy el gobierno respecto a la reforma de pensiones y el nuevo retiro del 10%, según reconoció este lunes el ministro de Hacienda, Ignacio Briones. “Estamos conversando, siempre es bueno conversar, el diálogo es lo que permite que el país avance (…) Estamos siempre buscando las mejores relaciones con la oposición o parte de ella que es constructiva, porque el país lo necesita”, indicó.

Según fuentes conocedoras de las tratativas, el gobierno se acercó en los últimos días a los senadores de la oposición para buscar un entendimiento que conjugue el retiro del 10%, con la reforma de pensiones que está en la Comisión de Trabajo. La oposición quiere que el 6% vaya íntegro a cuentas individuales en la reforma de pensiones, mientras que el gobierno quiere acotar el retiro del 10% para personas que hayan visto disminuidos sus ingresos en la crisis, y que tributen las altas rentas. La Moneda estaría abierta a entregar más solidaridad con tal de conseguir lo anterior, pero también pidieron que no prospere un tercer retiro. Y ahí, las conversaciones se han vuelto más densas y complejas, comentaron en la oposición.

No obstante, en la oposición se mostraron distantes respecto de la posibilidad de ligar ambos temas. Precisan que el gobierno ha explorado caminos para limitar el retiro del 10%, pero añaden que no hay mucho ánimo para llegar a un entendimiento.

Explican que la reforma previsional corre por una vía distinta del retiro del segundo 10%, acotando que hasta ahora no han recibido una respuesta puntual de la autoridad sobre su propuesta de que el total del 6% vaya a solidaridad.

Es más, fuentes parlamentarias indican que ese es el tema que les preocupa, mientras que el retiro del 10% lo consideran como un problema del gobierno con su sector Chile Vamos. Observan que los votos de la oposición no son suficientes para juntar el quorum de los tres quintos, por tanto, si el gobierno aspira a detener el proyecto debería hablar con sus aliados. “El problema del gobierno es ordenar su casa. No puede decir que está negociando con nosotros cuando las materias son muy distintas”, recalca un conocedor de las conversaciones.

/gap