En plenas negociaciones está el gobierno con senadores de oposición para que no se apruebe el segundo retiro del 10% tal como está. La idea del Ejecutivo es ceder en temas que pide la oposición para la reforma previsional, como entregar mayor solidaridad, y de esta manera al menos generar que las rentas más altas paguen impuestos al retirar el nuevo 10%, y -en un escenario favorable- también ligarlo a que puedan acceder solo las personas que han visto reducidos sus ingresos en la crisis, señalan fuentes de La Moneda.

De esta manera, lo que se les estaría preguntando a los senadores de oposición es si están dispuestos a votar algo distinto a lo que votó la Cámara de Diputados en este sentido. ¿A cambio de qué? De un acuerdo en pensiones con una fórmula distinta a la que tenía contemplada hasta ahora el Ejecutivo, que buscaba un 2% a cuenta individual, 2% a seguros, y otro 2% a solidaridad. En tanto, la propuesta inicial del gobierno era un 3% a un fondo común y otro 3% a cuentas individuales, pero esta nueva negociación pretendería ir más allá en solidaridad, acercándose más a lo que pide la oposición, desde donde han insistido en que el 6% de cotización adicional debe ir íntegro a un fondo común.

Fuentes de la oposición admitieron que sólo están abiertos a gravar el retiro de altas rentas, pero no a ligarlo a una merma de ingresos, porque es muy engorroso de probar y ya se vieron las dificultades con el bono a la clase media.

Como el precio que está pidiendo la oposición es alto en el sentido de que el 6% de la cotización adicional se vaya a ahorro colectivo, el Ejecutivo por el otro lado ha manifestado que esperan un entendimiento para que no prospere un tercer retiro del 10%. Y ahí, las conversaciones se han vuelto más densas y complejas, comentaron en la oposición porque esta posibilidad de acudir a los fondos previsionales por tercer vez la relacionan con una eventual segunda ola frente a la posibilidad cierta de que el Estado apoye a la clase media.

/Gap