La elección de los integrantes de la Convención Constitucional del próximo 11 de abril es el próximo gran desafío de los partidos, y tanto en la derecha como en la izquierda ya sacan la calculadora. Así ocurre en Chile Vamos, donde el principal dilema instalado es qué ocurrirá con José Antonio Kast, el exdiputado UDI y hoy líder del Partido Republicano.

Kast se ha manifestado disponible para ir en lista única con Chile Vamos, pero su nombre despierta una fuerte ola de anticuerpos en las filas de la coalición oficialista.

Pero hay otros en el oficialismo que no dan por sepultada la opción unitaria y echan mano a los números para justificar la necesidad de ir en una lista conjunta. De acuerdo con sus datos, se perderían 12 cupos si van separados de J. A. Kast en la elección de constituyentes, informa La Tercera.

Se trata de un documento que elaboró el diputado y cientista político Tomás Fuentes (RN), titulado “Efecto electoral de la fragmentación de votación de la centroderecha en la elección constituyente”, que recoge simulaciones de escenarios electorales utilizando como base las elecciones de concejales 2016, cuando Chile Vamos fue en tres listas, y de consejeros regionales (2017), cuando la derecha llevó dos nóminas.

Fuentes explica que “si consideramos las municipales de 2016, se demuestra que si Chile Vamos fuera unido con el Partido Republicano obtendría 18 escaños adicionales, alcanzando un total de 83. En el caso que el Partido Republicano compitiera en una lista separada y obtuviera 10% de la votación, obtendrían 9 escaños, Chile Vamos perdería 21, y la centroderecha se quedaría con 71. Es decir, si no se logra competir en una lista unitaria se perderían 12 posibles escaños”.

Según informa La Tercera, el estudio elaborado por Fuentes -al que también adhieren sus pares Diego Schalper, Luis Pardo y Diego Paulsen- será presentado a la directiva del partido que encabeza el senador Rafael Prohens y tienen contemplado reunirse con Kast en busca en un nuevo entendimiento.

De acuerdo a Schalper, “el estudio es claro, no se trata de lo que cada partido o movimiento logre de manera individual, sino de cómo el competir juntos en una lista única nos beneficia frente a una oposición dividida”.
El problema es que la figura de Kast despierta un nivel de animadversión tal, que muchos en Chile Vamos no están para nada disponibles para un acuerdo electoral con el ex diputado.

Desde la UDI, la presidenta del partido Jacqueline Van Rysselberghe, se ha puesto a la cabeza de buscar una lista unitaria y el mismo Kast ha planteado que “el desafío de la derecha es dejar las diferencias de lado y comenzar a trabajar en conjunto para enfrentar los hitos constituyentes del próximo año”.

Pero en RN y Evópoli son reticentes. Para el senador RN Manuel José Ossandón, “el sentido común me dice que hay que alejarse de la extrema derecha”, mientras el diputado Camilo Morán dijo que Kast “solo infunde odiosidad”.

En tanto, el presidente de Evópoli, Andrés Molina, también se ha desmarcado de la idea, señalando que “el Partido Republicano no comparte los principios de Chile Vamos”.