La “Agonística” es, conceptualmente hablando factor fundamental y determinante del éxito o fracaso de los deportistas en la búsqueda permanente de sus mejores performances, razón por la cual, al ejercer su acción sistémica sobre estos,  nos revelará al atleta en su verdadera capacidad para superar las barreras inherentes a la situación del estrés agonístico, y, por ende, su fortaleza para actualizar en la competencia, todas sus horas de entrenamiento.

Es decir, es solo bajo su influencia, con los deportistas sometidos a ella, que podemos determinar si tenemos al frente nuestro a un gran competidor o tan solo uno más de los tantos “buenos deportistas” que pasarán sin dejar huella alguna en la historia deportiva del mundo, de su país o club deportivo.

Desde ya, dejamos entonces establecida la diferencia notable del jugador de entrenamiento con el verdadero agonista.

  • Las tensiones;
  • Motivaciones;
  • Sobrecompensaciones;
  • La agresividad;
  • El exhibicionismo;
  • La inteligencia;
  • Lo técnico- táctico, son los elementos que la constituyen.

Es delimitada, como el amor por la lucha, etimológicamente viene de “agón”, genio de la lucha.

  • Influye junto a sus componentes en el “comportamiento orientado hacia el éxito o fracaso” de los atletas.

Estar “motivado” por el éxito significa:

  • Tener un nivel de apetencia realista y optimista;
  • Escoger tareas con grados medio de dificultad;
  • No necesitar reforzamiento permanente;
  • Ser más arriesgados;
  • Se hacen responsables del éxito;
  • Atribuyen el fracaso o la derrota más a la casualidad o a la falta de esfuerzo que a la falta de capacidades propias…

Estar “motivado” por el fracaso significa:

  • Tener una actitud miedosa y pesimista frente a los objetivos o metas;
  • Ser menos arriesgado;
  • Tener nivel de aspiración no realista, o muy bajo o muy alto;
  • Dependen de un reforzamiento permanente;
  • Cuando fracasan, atribuyen como causales la falta de capacidad o la mala suerte;
  • Desarrollan lo que designo como una “Apología de la Derrota”;
  • “Apología del Fracaso”. Sforzini 1980

 LA PRAXIS

  • El mal manejo de la agonística por parte del atleta y/o entrenadores, nos otorgará un atleta “inhibido en su culminación”.
  • Es decir, entre el “rendimiento” obtenido en el ‘entrenamiento’ y en el de la ‘justa deportiva’ existirá una ‘discrepancia’.
  • Este ‘rendimiento discrepante’ es lo que denominó como la ‘estrella de entrenamiento’ y fracaso en la competencia.

En el atleta contemporáneo encontramos a uno lleno de dudas acerca de sus verdaderas ‘capacidades y/o posibilidades por estar sometido a grandes presiones.

Por lo tanto, es de vital importancia, la comprensión de cuántas y cuáles son las ‘motivaciones’ que llevan a cada uno de los deportistas a vivir la ‘situación de competencia’ y desarrollar una conducta obsesiva por:

  • El éxito;
  • La fama;
  • El dinero, otros.

RAZONES DEL ÉXITO-FRACASO

Hoy por hoy, es una realidad innegable en el mundo del deporte de alta competencia, ya sea, Juegos Olímpicos o Campeonatos Mundiales, que:

  • Los factores psicológicos son los determinantes del éxito-fracaso en situaciones de igualdad en los otros aspectos o como elemento sobre-compensador.

Se requiere para esto una preparación especifica en:

  • Lo físico;
  • Técnico-táctico y,
  • Psicológico.

Desgraciadamente, a este último elemento se le dedica un magro 5% del total del trabajo, dilapidando recursos materiales y humanos.

  • Es una verdad en nuestros tiempos explícita y tácitamente aceptada, que miles de horas de entrenamiento, no bastan para transformar a una persona en atleta y a un atleta en campeón.
  • ¿La razón? La competencia adiciona un elemento presente en el formativo, pero que aquí, se manifiesta en toda su real dimensión; “la agonística”. Sforzini 1977

Únicamente frente a ella, “el atleta puede exhibir, ‘llevar a cabo’ todo aquello para lo cual se preparó, y la única forma de lograrlo es ‘vencerse y vencer al otro” Sforzini 1977.

  • Aquel que no lo consigue por tener una mala preparación frente al ‘agón’, entra en una situación que se nos representa o definimos como ‘fracaso’.

El ‘auténtico’ agonista es aquél que es capaz de ‘vencer’ antes que nada a su ‘mayor enemigo’:

  • Así mismo”:

 Esto significa vencer:

  • El miedo: – al éxito Nikefobia y/o al Fracaso;
  • La angustia pre-competitiva;
  • La incertidumbre;
  • Las tensiones;

en suma, sus bloqueos psicológicos, más producto de la imaginación que de la realidad. Necesitamos que no estrese sus conductas frente a hechos no reales.

Luego, debe hacerlo con ‘la situación’, la cual genera por si misma elementos estresantes tales como:

  • Jugar por un equipo muy popular;
  • Una final de campeonato;
  • Un estadio imponente;
  • Un público muy hostil;

Por último, debe vencer al rival:

  • Que por un lado es el ‘compañero motivador’ para la propia superación y
  • Por otro, como poseedor de nuestros mismos propósitos, es el “enemigo” a superar, doblegar’.

“Solo luego de vencer todos los obstáculos antepuestos, podemos leer al rival y desarrollar nuestra estrategia”. Sforzini 1978.

  • Les dejo la “Ley Sforzini” que refleja la forma como se manifiesta la situación de competencia:

“Cuando se enfrentan dos atletas o grupos de éstos existe una ley que estará determinando en cierta forma su resultado y para mi es:

  • A igualdad de condiciones físicas ganará quién posea mejor técnica;
  • A igualdad técnica, ganará quién tenga mayor fuerza y potencia;
  • A igualdad física y técnica ganará quién tenga mayor cultura táctica;

A igualdad de todas ellas o como una forma de sobre-compensar la desventaja en alguna de las precedentemente mencionadas, ganará quién:

  • Tenga mayor control de sí mismo;
  • Tenga mayor control de la situación;
  • Quién tenga mayor motivación;
  • Posea una mayor tolerancia a las frustraciones;
  • Mayor tolerancia al dolor;
  • Quién tenga introyectado mensajes culturales apropiados para la consecución del éxito;                                                                                                                                                    

es decir, quién tenga, los aspectos volitivos e ideológicos para la praxis deportiva mejor integrados y , estos no son otros, que los factores psicológicos (Sforzini 1977)

LAS DISCREPANCIAS

Denominaré ‘rendimiento discrepante’ (Sforzini 1980):

A la diferencia resultante entre el rendimiento de entrenamiento y el de competencia, es decir:

  • “la incapacidad para expresar en forma cuantitativa lo que se posee en forma cualitativa”, lo que lleva a fracasar a la mayoría de los deportistas…
  • ‘No es lo mismo formarse para…y poder llevar a cabo aquello en circunstancias de competencia y de exigencia y/o de alta exigencia.

Denominaré ‘discrepancia del rendimiento’ (Sforzini 1980) :

A la carencia de unanimidad de criterio para enfocar la situación de rendimiento de los deportistas…

Es decir, el análisis del porqué del:

  • Rendimiento discrepante;
  • Del éxito-fracaso;

es atribuible, tanto por la prensa, juntas directivas, cuerpos técnicos a:

  • Factores socio-económicos;
  • Falta de capacidades;
  • Idiosincrásicos;
  • Culturales;
  • Inteligencia;
  • Otros…

PREPARACIÓN PSICOLÓGICA

La preparación psicológica para la agonística y los agentes estresores que devienen de ella, debe ser permanente y progresiva, es la única forma de asegurarnos un rendimiento acorde a las verdaderas capacidades individuales y colectivas si es el caso.

  • Sin capacidad de resistir al estrés agonístico “no se pueden consumar grandes resultados en el fútbol y en ningún deporte. Sforzini, México 1977.
  • Toda la preparación y la organización de la actividad del equipo debe convertirse en una palanca qua eleve la disposición psicológica del conjunto para el logro.

La preparación teórica persigue informar continuamente a los jugadores con datos relativos a:

  • La evolución del fútbol mundial, con datos sobre el juego de los grandes equipos;
  • Acerca del juego en sí;
  • Del régimen de vida de los más destacados futbolistas del mundo, que nos otorguen referentes válidos para la “identificación finalista” tan necesaria.
  • La película debe convertirse en un medio común de análisis del juego y del comportamiento de los jugadores…

La esfera de la preparación teórica debe abarcar también problemas relacionados con:

  • La fisiología del esfuerzo deportivo:
  • De higiene;
  • De alimentación;
  • De descanso;
  • De psicología y sociología deportiva. Sforzini 1984

DINÁMICA DE LOS ESFUERZOS

En el fútbol actual todas las fases decisivas:

  • -Hacer o evitar goles-, significan instantes de participación colectiva o individual, desarrollados a una velocidad cercana al límite superior;
  • Comenzando en la velocidad de desplazamiento y ejecución de todos los procedimientos técnicos-tácticos hasta la orientación y anticipación rápida de las acciones.

La adaptación superior de los futbolistas a todos los factores del juego en sí y de la competencia:

  • Físicos;
  • Técnicos;
  • Tácticos;
  • Sico-emocionales;
  • Se cumple solamente cuando se utilizan en los entrenamientos “excitantes óptimos”.

FRUSTRACIÓN DE EXPECTATIVAS

Frente a las posibilidades de rendimiento del deportista y lo que éste muestra en la realidad competitiva, se produce o se puede producir una cierta paradoja, que podemos explicitar bajo el nombre de “frustración de expectativas”, tales como:

  • Lo que el deportista espera de sí mismo en cada partido o en uno particular;
  • Lo que la prensa espera de él;
  • Lo que los dirigentes tienen como expectativa de su rendimiento;
  • Lo que la hinchada quiere…

Tal situación produce grandes decepciones y discusiones cuando alguna de las expectativas no se ha realizado, por ejemplo:

  • Un jugador puede quedar decepcionado y frustrado por su performance, pero, el entrenador de acuerdo a un análisis previo, no esperaba más del deportista;
  • Por otro lado, el deportista queda convencido de su buena actuación, sin embargo, nota cierto descontento en torno a él, llevándole a sentir que se espera que haga cosas para las cuales no se siente capacitado. …

Debemos entender que los puntos de equilibrio para tales análisis deben provenir de:

  • La “historia deportiva” de cada competidor;
  • Del “momento histórico ” de cada uno;
  • Dicho, en otros términos, del ‘aquí y ahora’ del rendimiento deportivo del grupo y/o de cada deportista en lo individual.

EPÍTOME

  • El hombre siempre influirá con sus virtudes, defectos y energías en su quehacer como tal.

Existe una gran diferencia entre lo que un atleta es capaz de rendir en:

  • Su etapa formativa;
  • En el entrenamiento, con la que alcanza en las justas deportivas y, aún en éstas, tiene rendimientos dispares.
  • Las justas deportivas poseen una carga como agente estresor capaz de hundir al atleta mal preparado.
  • Por las características de la agonística, los atletas enfrentan una situación especial que denomino “el límite ambivalente”.
  • Debemos entender que la derrota -triunfo es una situación, es un momento;
  • Debemos entender que el fracaso-éxito es ya casi un paradigma;
  • Más aún, las situaciones aludidas se dan muchas veces, a cada instante en el desarrollo de una justa deportiva. -y de allí “el dramatismo” de ésta-, por ende, el éxito lo podemos obtener, al superar lo más rápidamente posible, la situación de fracaso transitorio, para que no se transforme en FRACASO PERMANENTE.

Por último, recomendamos a todos aquellos que directa o indirectamente participan de la actividad deportiva y/o en la toma de decisiones, -dirigentes-empresarios-; así como a los Mass Media y sus representantes activos, -los periodistas- estudiar profundamente al hombre que está sometido al gran estrés de la competencia, de la agonística. No se puede informar y opinar sobre algo que conocemos solo tangencialmente.

  • Cuando me propuse hacer un cambio radical en la mentalidad del deportista chileno por allá por los setenta, una de mis premisas fue que era necesario intelectualizar el deporte, nuestro deporte.
  • Creo que aún nos falta mucho camino por recorrer y que este nuevo artículo de los muchos ya publicados en los distintos medios de comunicación, así como mis columnas y entrevistas sea un paso mas hacia el verdadero sendero que nos lleve a coronar las cimas tan ansiadas.

por Victor Sforzini Sepúlveda