Todavía no está claro quién ganará las elecciones, pero sin importar qué candidato termine en la cima, una de las mayores prioridades para el próximo Gobierno es clara: arreglar el mercado laboral roto de Estados Unidos.

La crisis del empleo en Estados Unidos no está ni cerca de terminar. El mes pasado, la economía todavía tenía 10,7 millones de puestos de trabajo menos que en febrero, antes de que la pandemia obligara a cerrar los negocios.

Por un lado, eso significa que casi la mitad de los 22 millones de puestos de trabajo perdidos en la crisis se han recuperado. Pero el ritmo de la mejora se redujo en los últimos meses. Se espera que el informe de empleos de octubre de la Oficina de Estadísticas Laborales, que se presentará el viernes a las 8:30 am ET, muestre una nueva desaceleración en la recuperación del mercado laboral.

Los economistas predicen que la economía de Estados Unidos agregó 600.000 puestos de trabajo en octubre, ligeramente por debajo de los 661.000 del mes anterior. Eso todavía dejaría a Estados Unidos con unos 10 millones de puestos de trabajo menos durante la pandemia y a mucha gente sin los medios para llegar a fin de mes.

Se espera que la tasa de desempleo caiga al 7,7%, por debajo del 7,9% de septiembre. Esa fue la tasa de desempleo más alta registrada en la nación antes de unas elecciones presidenciales.

/gap