Hasta Temuco llegó el general director de Carabineros, Mario Rozas, para participar de la misa en memoria del carabinero Eugenio Naín, quien falleció de un disparo el pasado viernes durante un procedimiento policial en Padre Las Casas, región de La Araucanía.

Al término de la ceremonia religiosa, Rozas sostuvo que “es el deber más penoso que me ha tocado vivenciar como general director, el despedir a un carabinero asesinado cobardemente”.

Agregó que “tengo sentimientos muy encontrados, sentimientos de mucha pena, de mucho dolor, de estar muy afligido, pero también siento que como general director tengo la responsabilidad de sobreponerme y también de enviar un primer mensaje a nuestros carabineros: la muerte de Eugenio nos debe dar mucha esperanza para seguir trabajando y enfrentando a la delincuencia, a la gente que no desea el orden, que no desea la seguridad”.

Esta jornada, se realizaron misas en distintos puntos del país, incluyendo la Región Metropolitana. Esta mañana llegó hasta la Escuela de Suboficiales de Carabienos, en Macul, el Presidente Sebastián Piñera, junto a la Primera Dama, Cecilia Morel, y el ministro del Interior, Víctor Pérez.

El general Rozas también agradeció la presencia de las autoridades en estas instancias paralelas, “para despedir a Eugenio quien parte a engrosar las filas de los escuadrones celestiales”. En línea con los dichos del Mandatario esta mañana, el líder de Carabineros condenó lo ocurrido y destacó que “este hecho no puede quedar así, por lo tanto ahora me voy a retirar a una reunión con los equipos de investigación, para ver en qué va este avance. Lo que sí le puedo decir a la comunidad es que este hecho no va a quedar así, estamos comprometidos y vamos a usar a la mejor herramienta que tenemos, que es la ley, y también vamos a usar a los mejores investigadores, que en este caso, son carabineros”, zanjó./gap