Hoy se cumplen 12 días desde que el sindicato de trabajadores de Minera Candelaria, ligada a la candiense Lundin Mining, comenzó la huelga, tras rechazar la última oferta. Desde la fecha, la compañía a acusado diversos disturbios que se han realizados a las cercanías de la faena, señalando que “un grupo de personas ha optado por realizar acciones ilegales, que se traducen en cortes reiterados de caminos y destrucción de instalaciones y bienes, tanto públicos como privados”.

Ayer esta situación se agudizó, pues Minera Candelaria anunció la suspensión de su operación para garantizar la seguridad de sus trabajadores. “Dadas las circunstancias actuales, y con la finalidad de garantizar la seguridad de cada uno de sus trabajadores, Candelaria tomó la determinación de suspender sus operaciones a partir del día 20 de octubre de 2020. Durante este período, sólo se continuarán ejecutando trabajos esenciales para dar cumplimiento a nuestros compromisos de seguridad de las personas y medio ambiente. La operación se retomará sólo una vez que sea posible contar con las garantías necesarias para la protección de todos los trabajadores”, dijeron desde la compañía.

Ante esto, el ministro de Minería, Baldo Prokurica, pidió que se llegue a un acuerdo para que la mina vuelva a operar. “Quiero pedirle un esfuerzo especial a la empresa para que, juntos con los trabajadores y los dirigentes sindicales, que han demostrado ser personas profesionales, puedan hacer un esfuerzo especial para llegar a un buen acuerdo”, señaló Prokurica.

Agregó que un desacuerdo va a ser malo tanto para la empresa como para los trabajadores. “Chile está viviendo una realidad compleja, la minería es especialmente relevante para la Región de Atacama y para Chile, por eso hago esta solicitud porque sé que están pasando por un momento difícil, y creo que es el momento de hacer un esfuerzo especial”, dijo el ministro de Minería.

/gap