El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, se mostró “desolado” por los hechos de violencia ocurridos durante las manifestaciones del domingo en el sector de Plaza Italia y algunos barrios de la comuna, donde el incendio de la Parroquia de la Asunción fue el incidente más grave.

Las imágenes son desoladoras, conmueven, dan pena, lástima. Una comuna que se ha convertido en la zona cero, zona de sacrificio muy a pesar nuestro porque hemos hecho grandes esfuerzo”, aseguró el jefe comunal.”Unos pocos violentistas creen que sus legítimas demandas sociales se van a mejorar destruyendo mobiliario público, privado, luminaria, iglesias, parques, supermercados, almacenes, la Mutual de Seguridad, las plazas. Hubo farmacias y supermercados quemados. Hubo cerca de 37 mil vecinos que revivieron la pesadilla del 18 y 19 de octubre de 2019“, agregó.

“Faltó acción”

En esa línea, el edil lanzó una dura crítica al accionar de las autoridades de Gobierno. “Siento que faltó acción, solidarizo con Carabineros y la tremenda pega que hicieron, pero ¿qué pasa con el Estado? Contemplativos los sentí a veces, mirando detrás de las cámaras mientras destruían los barrios de Santiago. Nosotros no vamos a bajar los brazos, vamos a reconstruir la ciudad las veces que sean necesario”.

“Nos desgarra, nos conmueve, entre medio de escombros y gases lacrimógenos, eso es lo que hay en Lastaria, San Borja, Alameda. Es pena, angustia, y como alcalde no vamos a bajar los brazos trabajaremos por todos, pero también pedimos un rol más activo, no dejar hacer. Cuando unos asume ciertas posiciones, tiene que asumir también las obligaciones que ese cargo conlleva. Los alcaldes no somos los encargados del orden público“, lanzó Alessandri.

Y subrayó que “el llamado al Estado de Chile y al Gobierno, es a prever que no vuelvan a repetir estos hechos de violencia acaecidos la tarde noche de ayer un grupo minoritario, muy destructivo, indolente, que sin ninguna consciencia ha arrasado con la memoria del barrio”.

/Gap