El próximo Halloween no sólo coincidirá con la Luna Llena, sino que será la segunda Luna Llena de octubre, un fenómeno que se repite aproximadamente cada 33 meses y que es conocido popularmente como Luna Azul, pero ¿realmente cambia de color y por qué se produce?

QUÉ ES LA LUNA AZUL?

Se le conoce como Luna Azul a la segunda Luna Llena que aparece en un mismo mes. Este fenómeno se produce por la diferencia entre el ciclo lunar y la duración de los meses y ocurre aproximadamente cada dos años y medio.

¿CÓMO SE PRODUCE LA LUNA AZUL?

En las culturas antiguas, los ciclos lunares funcionaron como un registro confiable del paso del tiempo: de ahí que mirar al cielo y contar metódicamente los días a partir de la Luna nueva, el Cuarto creciente, la Luna Llena y el Cuarto menguante diera forma a los primeros calendarios, con meses que coincidían con un ciclo lunar completo con una duración de 29 días y 12 horas.

luna de maíz
Foto: Getty Images

El calendario chino y el calendario egipcio lunar son ejemplos de calendarios con meses lunares; sin embargo, en el calendario gregoriano utilizado en casi todo el mundo, la duración de los meses del año varía desde 28 hasta 31 días.

Esta diferencia entre meses gregorianos y meses lunares provoca que la aparición de la Luna Llena varíe ligeramente mes tras mes; sin embargo, aproximadamente cada dos años y medio, la Luna Llena aparece a principios y finales del mismo mes, dando paso a una Luna Azul.

¿DE QUÉ COLOR SE VE LA LUNA AZUL?

A pesar de que su nombre hace alusión a un color, lo cierto es que esta luna se ve exactamente igual que cualquier otra y no desprende ninguna tonalidad azul.

Según la Enciclopedia Británica, el término de ‘Blue Moon’ se originó en el siglo XVI a partir de la popularización de la expresión “y la luna es azul”, como una referencia sarcástica de que algo resulta imposible.

Luna Azul

Foto: Getty ImagesLa Luna Azul no tiene una característica visual distinta a cualquier otra Luna Llena. Tampoco está más cerca de la distancia media de nuestro satélite a la Tierra, ni posee una tonalidad distinta.

En ocasiones, cualquier Luna puede apreciarse ligeramente azulada, debido a su partículas de humo en la atmósfera; sin embargo, este fenómeno no tiene relación alguna con la Luna Azul.

No obstante, se trata de un fenómeno cultural que parte de la medición humana del tiempo y su relación con la observación y el registro sistemático del movimiento de los astros, una actividad que sigue inspirando tanta certeza como incertidumbre, tanta fascinación como dudas desde hace milenios.

/gap