El acelerado programa de vacunación en el Reino Unido puede permitir eliminar las restricciones al contacto social a finales de junio en Inglaterra, según la hoja de ruta “cauta, pero irreversible”, que anunció este lunes el primer ministro británico, Boris Johnson.

Su plan, siempre sujeto a que hospitalizaciones y muertes continúen a la baja y no surjan variantes que amenacen la efectividad de las vacunas, comenzará el 8 de marzo con la reapertura de escuelas y universidades y concluirá, en el mejor escenario posible, el 21 de junio con el fin de “todos los límites legales al contacto social” y la luz verde a grandes eventos.

El calendario que detalló Johnson en el Parlamento ha dejado algunos huecos por rellenar, como el momento en el que se reanudarán los viajes internacionales, un aspecto clave para motores de la economía como el turismo y el sector aéreo.

El Gobierno continúa sopesando medidas para mitigar el riesgo de importar mutaciones peligrosas del coronavirus y anunciará una estrategia concreta en ese terreno el próximo 12 de abril. Los desplazamientos internacionales no esenciales, con todo, continuarán vetados al menos hasta el 17 de mayo.

/gap