LAS DOS CARAS DE LA MONEDA EN PANGUIPULI.
La una: Carabinero da muerte a malabarista, el “machete era de lata”, no hubo defensa propia. La otra: reclamos de conductores por malabarista que los amenazaba a través de los vidrios de los autos a quienes no le entregaban dinero por su “productivo trabajo de esquinas y que ante el control de identidad de Carabineros, se niega y opone violentamente a ello, escalando el descontrol con las consecuencias ya conocidas. Por supuesto, materia prima para los descerebrados que una y otra vez intentan y siguen intentando destruir a Carabineros, con el lamentable aval de muchos políticos que no son capaces de levantar su voz y poner las cosas en su justo lugar, silencio cómplice al igual que con la Araucanía, al igual que con Colchane.
Mientras tanto, los extremos cabezas calientes de siempre operan a su modo, en la impunidad total como lo es todo en este país últimamente al existir un desgobierno y se quema el edificio de la Municipalidad de Panguipulli. Juicio público avalado y alimentado incluso por cierta prensa, que no es capaz de mantener los equilibrios y esperar que el sistema judicial opere, porque las imágenes de una legitima defesa están a la vista, dado que ante un ataque inminente no hay otra posibilidad que el uso racional de las armas que la sociedad le entrega a cada Carabinero y esa proporcionalidad y racionalidad empieza con los disparos de advertencia y termina como hoy aconteció, por la obstinada conducta de quien solo tenía que exhibir su cedula de identidad en un control legítimo que puede y debe hacer Carabineros. ¿Porque entonces la negación a ello? Podrán haber muchas explicaciones en las dos caras de esa moneda, pero sin duda entre esas estará esta fotografía que algo nos dice de quien hoy sin duda alguna, será convertido en el nuevo caso “Catrillanca”.
Crnl.(r) Pedro Valdivia.

/gap