El economista de izquierda Andrés Arauz y el indígena Yaku Pérez disputarán la presidencia de Ecuador en un balotaje el 11 de abril, según anticipó el conteo rápido organizado por el órgano electoral

Las elecciones marcaron el resurgimiento del exmandatario Rafael Correa, quien desde Bélgica evita la cárcel a la que fue condenado por corrupción, tras cuatro años de feroz campaña contra su exaliado, el presidente Lenín Moreno.

Arauz, delfín de Correa, logró el 33.05% de los sufragios y Yaku Pérez Guartambel el 19.42 por ciento. La diferencia de este con Guillermo Lasso, tercer puesto, fue de 600 votos (19.33%).

La diferencia es tan pequeña que el resultado oficila será definido hasta que concluya la contabilidad del último voto.

Ecuador deberá volver a las urnas ya que ninguno de los 16 candidatos obtuvo la mitad más uno de los votos válidos o alcanzó el 40% de los mismos más una diferencia de diez puntos sobre el segundo, para evitar una segunda vuelta.

Arauz se adjudicó rápidamente la victoria, en unos comicios marcados por la dispersión del voto en un número récord de aspirantes y las medidas contra la pandemia, que hicieron que se armaran largas filas en los colegios electorales.

“Triunfo contundente en todas las regiones de nuestro bello país. Nuestra victoria es de 2 a 1 frente al banquero. Felicitaciones al pueblo ecuatoriano por esta fiesta democrática. Esperaremos los resultados oficiales para salir a festejar”, escribió en Twitter.

Estas elecciones, como anticipaban los analistas, giraron en torno a Correa, el popular expresidente que gobernó entre 2007 y 2017 y quien desde Bélgica agitó la campaña para que la izquierda nacionalista recuperara el poder luego de romper con Moreno, su exvicepresidente.

Por el cambio

La politóloga Karen Garzón Sherdek, de la Universidad Internacional SEK, dijo que “el voto de hoy evidencia el voto duro que tiene Rafael Correa, la gente ha votado no por un apoyo directo a Arauz sino porque es el candidato del correísmo”.

Yaku Pérez, único candidato indígena en las elecciones, pidió a los ciudadanos hacer de la jornada electoral “una fiesta democrática” y dijo que su candidatura es “del pueblo”.

Su campaña electoral estuvo marcada por un tono ecologista. Promocionó una consulta sobre la permanencia o no de la minera metálica en fuentes de agua, protegiendo la Reserva de la Biósfera del Macizo del Cajas.

Cotra lo estimado por las encuestas levantadas en la semana pasada, Pérez logró quedarse con el segundo sitio

Arauz, quien no pudo votar por estar empadronado en México, apostaba incluso por vencer en una sola vuelta.

“La respuesta de la ciudadanía ha sido abrumadora en todas partes del país y sabemos que eso se va a reflejar en el voto ciudadano”, dijo Arnauz a la prensa tras acompañar a votar a su abuela materna.

De confirmarse la segunda vuelta, el país se partirá entre los que quieren y detestan a Rafael Correa. La izquierda acudió a esta elección representada también por el líder indígena Yaku Pérez, adversario del exmandatario.