Una noticia sacudió al fútbol argentino y sudamericano. En horas de la madrugada, apareció muerto Santiago García. El delantero de 30 años, histórico jugador de Godoy Cruz que arribó al club mendocino en 2016, tenía contrato con la institución hasta junio de este año pero había sido apartado del plantel profesional por decisión del presidente José Manzur.

Según indicó el diario El Sol, de Mendoza, el futbolista uruguayo estaba bajo tratamiento psiquiátrico. Su cuerpo fue hallado sin signos vitales en su departamento, ubicado en el complejo El Bosque, en la calle Hipólito Yrigoyen al 148 del barrio Godoy Cruz. La fiscal Claudia Ríos está al frente del caso.

En diciembre del 2020, el propio Manzur había expresado su descontento por el presente de García, máximo anotador del Tomba en Primera División. “Vos no podés ser un líder y no ir al gimnasio, no cumplimentar los regímenes de peso, estar en rojo con todas las mediciones. Lamentablemente hay un problema de interrelación personal que a los chicos hay que apoyarlos, fomentarlos, levantarles el ego y vos no se lo podés tirar abajo. Hay una situación de jugadores que profesionalmente no han cumplido, si no cumplen no pueden estar”, expresó el titular de Godoy Cruz.

En ese escenario, y después de que el Morro no fue citado para enfrentar a River e Independiente, ambas partes decidieron ponerle punto final a la historia. “Que no te quepa la menor duda de que su ciclo está terminado”, aclaró el presidente.

Una de las primeras instituciones que se expresó ante la muerte de García fue Nacional, de Uruguay, el lugar donde el atacante se formó en las divisiones inferiores de uno de los grandes equipo del fútbol charrúa y de Sudamérica.

“No hay palabras ni consuelo. Inmenso dolor por la muerte de uno de los jugadores e hinchas más queridos en en la historia reciente de Nacional. Todos lloramos por “El Morro” #QEPD”, publicó la cuenta oficial de Twitter del Bolso.

/psg